Donaciones
Biografías
Calendario
Octubre 2014
D L M X J V S
28 29 30 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1
Inicio Los Panchos Historia de los Panchos Enrique Caceres
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

 

 

Esta nueva etapa del trío podemos catalogarla como la época de la nacionalización del Trío Los Panchos. Con la contratación de Enrique Cáceres para hacer la primera voz en el grupo, en trío se convirtió, por primera vez en su historia, en uno netamente mejicano. Muchos consideran que el declinar de la carrera de Los Panchos comenzó con la llegada de Cáceres. Aunque esto es una exageración (pues como veremos más adelante fueron otros factores), es significativo el hecho que la figura de Cáceres representó un gran cambio en la carrera de Los Panchos.

Este afán del Güero Gil de buscar nuevas voces e incorporar nuevos elementos al grupo perseguía evitar el desplazamiento del trío en el favor del público. Pero el clima musical a mediados de la década de los sesenta distaba mucho de ser el ambiente gloriosamente romántico de los años cuarenta y cincuenta. El nuevo ambiente musical gravitaba en contra de la música de tríos, mas, aun así, Los Panchos lucharon por evitar su aniquilación.

 

La nueva voz que presentaron Los Panchos fue una voz intensa, pesada, de barítono; muy distinta al timbre melodioso que estábamos acostumbrados a escuchar en el ámbito musical de Los Panchos (Avilés, Julito, Albino). A pesar de que él no era un novato en el mundo de los tríos, nunca figuró en uno de la estatura continental como Los Panchos. Con Enrique Cáceres, aunque la reacción y aceptación del público fue muy diversa, el Trío Los Panchos grabó sobre doscientas canciones.

 

Enrique Cáceres había nacido en Mérida, Yucatán, el 2 de mayo de 1936. Comenzó sus estudios académicos en su provincia y luego los continuó en Ciudad México, aunque no terminó la escuela superior. Su abuelo paterno fue fundador de la Orquesta de Cuerdas de Yucatán.

 

A los catorce años grabó su primer disco con el Trío Monterrey; fueron los boleros Falsa y Ojos café. Con este trío permaneció más de un año. Después, con Los Rocinantes, recorrió varios estados del sur de los Estados Unidos. A su regreso a Ciudad México participó como cantante solista en la estación radial XCW. Mientras se encontraba en la estación fue abordado por un trío que comenzaba a despuntar en el ambiente artístico mexicano: El Trío Los Tecolines.

 

El Trío Los Tecolines fue fundado en 1951 por el guitarrista mexicano Sergio Flores Martínez, quien fue bautizado en un programa de la XEQ como el “requinto de oro”. Sergio Flores nació en marzo de 1935 en Ciudad México y murió el 8 de septiembre de 1979. Utilizó el requinto tradicional (de madera) hasta 1957, en ese año introdujo el requinto electrónico. Este trío de voces (eran cuatro miembros) tuvo mucha aceptación y está catalogado entre los grandes tríos que han hecho historia en México. Tenía la facultad de repartirse las voces, un cantante podía cantar primera o segunda voz; también se repartían los solos, no siempre el mismo cantante era el solista en las canciones. Cuando Cáceres ingresó en el grupo, en 1953, los miembros eran, además de Sergio, su hermano Jorge Flores y Manuel Budino.

 

Tras permanecer en los Tecolines por espacio de cuatro años, y con la valiosa experiencia adquirida, Cáceres organizó el Trío Las Sombras, en 1959. Ese año fue reconocido como el “trío revelación del año” y al siguiente como “el mejor trío de México”. Grabaron originalmente para la VIK, subsidiaria de la RCA de México, mas, después de que los escuchó Mariano Rivera Conde, director artístico, los sacó de la VIK y los llevó a la compañía matriz.

 

Cáceres permaneció con su Trío Las Sombras hasta el año 1966 cuando Alfredo Gil Almenta, hijo del Güero Gil, le planteó la posibilidad de hacer una audición con Los Panchos. El trío buscaba entonces el sustituto para Johnny Albino. Ante la oferta, Cáceres sin embargo, tuvo sus dudas y temores: “Yo tenía un trío que estaba llevando bien su carrera. Era un trío que tenía éxito y lo sentía mío. Además yo tenía miedo porque mi voz era una voz grave, una voz fuerte, y Los Panchos era esa voz dulce y aterciopelada. Yo tenía miedo que no fueran a acoplarse las voces”.

 

Aunque persistía la duda, la misma se disipó cuando salió al mercado la primera prueba discográfica. El bolero de Rubén Fuentes Volví la espalda resultó un gran éxito.

 

Esa grabación se hizo en la CBS de México el sábado, 3 de septiembre de 1966. Conjuntamente se grabaron ese día los boleros Me sobra corazón (Felipe Gil), La verdad (Kramer y Pallavicini) y Que no te cuenten cuentos (Federico Baena). Un mes más tarde grabaron los boleros Nube negra (A. Herrera), Mejor sin ti (I. Ramírez), Muriendo el año (Lalo Guerrero), Pobre Navidad (Roberto Cantoral), Nuestros hijos (Chucho Navarro), y otro éxito: En tu boda (J. Midaguilar). El 13 de octubre hicieron cuatro nuevas canciones: Pídele a Dios (José Alfredo Jiménez), Si necesitas de mí (Federico Baena) y Amigo Cantinero (Enrique Cáceres).

 

El trío hizo una gira por varios estados de la república para presentar su primera voz. Después salieron al exterior. Fueron a Puerto Rico y se presentaron en varios programas de televisión. Los Panchos con Cáceres, utilizaron mucho de este medio para seguir promocionando sus nuevas grabaciones. El lunes 2 de enero de 1967 participaron en el acto que con motivo del estreno de la película Lamento borincano se organizó en el Teatro Carmen de Bayamón.

 

En esta película aparecen Los Panchos ya con Cáceres integrado en el trío, pero doblando la voz de Johnny Albino en la canción que interpretaban.

 

Hicieron, además, varias presentaciones en otros pueblos de la isla. Posteriormente siguieron su gira por varios países de Sur América. En Argentina grabaron el 11 de abril de 1967, Puedo fallar (Álvaro Carrillo), Sobre todas las cosas (Enrique Cáceres), El pescador de estrellas (Mario Rincón), Ladrón (J.I. Lugo), Se me va la vida (Alfredo Gil) y Niñerías (Enrique Cáceres). Al día siguiente registraron Ruleta (Luis Alcaraz y E. M. Cortázar), María (C. Castillo y Aníbal Troilo), Sentimiento gaucho (j. A. Caruso y Francisco Canaro), Clavel del aire (Juan de Dios Filiberto), Dios te bendiga (Chucho Navarro) y Sácale las balas.

 

Durante esta década el bolero había sufrido una grave recaída. La juventud, latinoamericana, seducida por las nuevas armonías angloamericanas, contrajo la fiebre de “la nueva ola”. Como paliativo apareció en México un compositor que pudo oxigenar con melódica pasión el convulsionado ambiente musical: Armando Manzanero Canché. Los primeros boleros de Manzanero, quien comenzó como pianista, acompañando a grandes cantantes, aparecieron en 1958: Llorando estoy y De amor nadie se muere. Manzanero no tardó en imponerse como inteligente restaurador de la melodía sentimental, a la que dio nueva vida con su sello personal y de gran impacto. Aprovechando ese oportuno revivir del bolero el Trío Los Panchos grabó las canciones del nuevo compositor de moda.

 

En total fueron veintidós los boleros de Manzanero que Los Panchos grabaron entre el 9 de octubre de 1967 y el 30 de abril de 1968. Los primeros fueron Adoro, No y Esta tarde vi llover. El día 12 de octubre hicieron Contigo aprendí, Mía, Perdóname y Voy a apagar la luz. El 24 de ese mismo mes grabaron Cuando estoy contigo, La casa, Llévatela y Quiero para ti. Al año siguiente, el 24 de abril, registraron Aquel señor, El ciego, Parece que fue ayer, Todavía y Yo sé que te amo; el día 27 Hoy y Salud y el 30 Con la aurora, Cosas imposibles, Quiero y Tengo. Estas grabaciones salieron posteriormente al mercado en dos discos de larga duración dedicados a Manzanero.

 

Otro interesante disco de larga duración de esta época, con Cáceres, es el que dedicaron al Perú y que titularon Valses peruanos. La pista (orquestación) para la confección de esta grabación se hizo los días 16 y 17 de enero de 1968. Cuatro meses más tarde grabaron las voces para completar la grabación. El 2 de mayo, Viva el Perú y sereno, La flor de la canela, El plebeyo y Fina estampa. Al día siguiente, Ódiame, Estrellita del Sur y Nube gris. Terminaron el 11 de mayo con Historia de mi vida, Engañada, El espejo de mi vida y Limeña. En esta grabación el Güero utilizó al destacado guitarrista peruano Álvaro Pérez como segundo requinto.

 

Un extraordinario acierto, por lo novedoso, resultó el LP que la Columbia de México presentó, en 1969. Los técnicos de la empresa, utilizando las pistas de las últimas grabaciones del desaparecido Javier Solís, añadieron a la voz del cantante y a su mariachi, las voces y las cuerdas de Los Panchos, dando la impresión de que el muerto seguía tan campante como en sus mejores tiempos. Javier Solís había nacido en Ciudad México el 1 de septiembre de 1931 y murió en dicha ciudad el 19 de abril de 1966, a los 35 años de edad. Fue un gran exponente del bolero ranchero que había introducido el también desaparecido Pedro Infante.

 

Además en 1971, Los Panchos grabaron acompañando a la famosa cantante argentina Estela Raval. También hicieron otro LP cantando con la italiana Gigliola Cinquetti.

 

El 6 de marzo de 1971 el Trío Los Panchos celebró con una función de gala en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México sus “Bodas de plata”. En la misma tomaron parte Estela Raval, Raúl Shaw Moreno, Chucho Martínez Gil (hermano del Güero), la Sinfónica de la Unión Filarmónica de México y, naturalmente, el Trío Los Panchos con Enrique Cáceres. Fue un gran suceso artístico que fue recogido por la CBS en dos discos de larga duración.

 

Enrique Cáceres grabó mucho con Los Panchos, doscientas seis canciones. Pero toda esta actividad distaba mucho de reflejar su precaria situación en el Trío. Alfredo y Chucho ya hacía tiempo que querían sustituirlo por una nueva voz. El estallido inicial de entusiasmo se desvanecía. En 1970 se enfermó un familiar de Cáceres en Mérida (Yucatán) y el Güero pidió al puertorriqueño Papo Valle que integrara el grupo. Quería sacar a Enrique Cáceres. Ya se había puesto de acuerdo con Chucho; éste le ofreció a Papo Valle que se quedara en el trío a lo que el puertorriqueño, con un timbre de voz muy parecido al de Hernando Avilés, aceptó. Inmediatamente Enrique Cáceres llamó a Papo Valle para que no permitieran que lo sacaran de Los Panchos. Entonces rechazó la oferta de pertenecer al trío más famoso de la historia por no perjudicar a Cáceres. Años después, en Puerto Rico, Chucho Navarro le sentenció a Papo Valle: “Perdiste la oportunidad de tu vida”. Chucho Navarro siempre manifestó que “Cáceres no era complemento para Los Panchos. Era Cáceres y Los Panchos”.

 

La CBS de México ayudó a preparar el camino para una nueva transición en el trío. La ocasión se presentó mientras Los Panchos grababan las canciones de Armando Manzanero. Allí, en los mismos estudios advirtieron que el material de este inspirado compositor era idóneo para la voz de Cáceres, pero como solista. El bolero que Manzanero había resucitado era uno distinto, moderno; empalmó el bolero con el género que conocemos por balada. El prototipo de las “nuevas baladas” lo encontramos en las auténticas obras de compositores románticos como Manuel Alejandro, José Luis Perales o Alberto Cortés, entre otros. En ellas advertimos que el compositor le da más énfasis a la letra de la canción. El término balada propiamente dicho es una canción narrativa, sin estribillo, en la cual los versos son cantados con la misma melodía. La canción se canta de arriba abajo, no se repiten los versos o las estrofas.

 

La compañía discográfica CBS impulsó la carrera de Cáceres como cantante “solista”, también el Güero y Chucho lo estimularon a dar el paso. Pero el cambio requería cautela y preparación: había que conseguir un sutituto para Cáceres y planificar la transición.

 

Aun así, con Enrique Cáceres Los Panchos no disminuyeron su actividad viajera. Con él siguieron haciendo las largas giras por el planeta. Continuaron visitando el Japón y volvieron a realizar las visitas artísticas a Europa, Asia y toda América.

 

Actualizado (Domingo, 03 de Abril de 2011 21:04)

 
Ultimos videos
RANDOM MEDIA
Facebook
Estadisticas

El Mundo de la Música Romántica
Administrador del Sitio Javier Jiménez
Todos los derechos Reservados. 2012